14 DE ABRIL OCHENTA Y SIETE ANIVERSARIO DE LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA

Proclamación de la II República en Madrid
Dice Julio Anguita, en líneas generales que, para quitar un Borbón solamente no desea la venida de la III República. Y es verdad, cambiar un comensal por otro no es desear los valores de la República. La res pública es mucho más, es una filosofía de gobierno completa, es, demostrado, el menos malo de los sistemas existentes. Aunque hay que tener en cuenta que los sistemas están dirigidos por personas y la honradez de estas es la que verdaderamente cuenta.
Bandera republicana
Hace 87 años que la II República inyectó esperanza en un pueblo que sólo estaba acostumbrado a sonadas, botas militares y sotanas, además de oligarquías casposas. Parte de la brillante intelectualidad de la época impulsó el cambio. Bien es verdad que la decadencia borbónica había llevado al país a extremos inaguantables y que luego, después, algunos de esos intelectuales derivaron hacia otros derroteros. Cinco años y nuevamente la sonada militar, en este momento impregnada de fascismo, con un intenso olor a incienso, como siempre apostando al caballo ganador.
Portada de la Constitución republicana una de las más avanzadas de su momento
El catorce de abril de mil novecientos treinta y uno, fue el gran día. España esa mañana se levantó republicana. Esta segunda República duró algo más que la primera y trajo progreso al pueblo. La mujer consiguió algunas de las metas de las muchas que deben ser obligatorias para ellas. La cultura despegó y empujó al analfabetismo endémico. Era muy importante que el pueblo dejara de ser analfabeto, que supiera labrarse su futuro y eso significó esperanza y buen hacer de muchos colectivos. Hoy que vamos para atrás como los cangrejos en libertades, miramos ese periodo y debemos pensar en no repetir los errores de antaño cuando llegue el momento que debe de llegar.
Esto no se debe olvidar nunca, fueron quienes aún siguen pagando la barbarie fascista
Simplemente para que un Borbón, el del tiro en el pie, no diga con desprecio, lo que dijo de la gente del pueblo, cuando en privado unas personas comentaban sobre el rifirrafe monárquico de la suegra y la nuera conversa. Y no es poner a trabajar a estas personas que genéticamente sí que vienen verdaderamente con un pan debajo del brazo, que también, si no desparasitar nuestra sociedad. Pero podría seguir cayendo en errores si pensara solo en esas cuestiones de prensa amarilla. Con este nivel de corrupción, de adulteración de valores, de robo generalizado, de falta de la ética más elemental, es necesario un horizonte distinto y sólo puede vislumbrase en el ideario republicano. 
Símbolo republicano
Recordando la efeméride de lo que pudo ser y no fue, y sus símbolos representativos, deseo a todos los republicanos de buena fe, que nunca pierdan la esperanza de conseguir un mundo distinto al que tenemos.
SALUD Y REPÚBLICA

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.