CAMINO DE LOS PICAPEDREROS

Una roca con grafittis
Esta mañana, no muy temprano, a pesar del aviso naranja, peligro por la calor -esa que parecía para algunos que no iba a venir nunca-, aunque el verdadero peligro naranja está por venir, la pena es que los encantadores de serpientes llegan bien a la gente, sobre todo de escasa cultura política. Si no, no hubieran sobrevivido los charlatanes que se instalaban en la Puerta Gallegos y Corredera, los buhoneros de las películas del lejano oeste, e incluso Juan Sánchez, el simpático vendedor de la teletienda.
Formaciones

Más formaciones

El camino de granito deshecho

Diversas formaciones graníticas
Hoy ha tocado recorrer otra vez el sendero o Camino de los Picapedreros, aun considerando que el que usaban era el paralelo al arroyo Sendero de Los Arenales, y no éste del barranco de los Picapedreros. Su alcubilla de los Arenales está a la salida del citado arroyo, a la vera de la carretera y es más corto el camino desde el cortijo de arriba. La última vez que he subido por aquí lo hice con dos buenos amigos, Ramírez y Pozuelo, pero en plena temporada de lluvias, y además bajo un intenso aguacero. No pudimos cerrar el paraguas en ningún momento.
Trabajos a medio hacer

 Arroyo

 Camino enlosado
Salto del arroyo
Con la llegada del verano y el calor o la calor, todo está seco, salvo los verdes perennes de algunas especies. La inmensa mayoría de las gramíneas silvestres pintan doradas. Los arroyos que eran una sinfonía, en la última visita citada, hoy están mudos y salvo que las aguas subálveas continúen, por superficie no hay ni humedad siquiera. Las colmenas del principio tienen sus bidones en el colmenar para que los laboriosos insectos no tengan que busca el agua en los secos cauces.
 Cuarzo entre el granito

Formaciones caprichosas

Ruptura
La roca de la portada
Hace 56 años, 1962, fue la primera vez que andé por esos lugares, hicimos un perol de dos días en el Raso Mala Noche, y recorrimos bastante los alrededores. Todavía estaba activa la actividad de la piedra. Luego por la década de los 70 del siglo XX (suena más histórico así), fue un lugar de paseo habitual, entrabamos por el arroyo del Moral, desde la carretera, al lado del Campo de Tiro, pasábamos su umbría y llegábamos a la porqueriza del cortijo del Chaparral, donde se embalsa el agua del Guadalnuño, que riega los campos de golf de arriba.
Mas formaciones rocosas

 Y más

Cancel entre Arenales y Villares Altos
Se rodeaba el cerro del Chaparral de Méndez, por la margen izquierda del río Guadalnuño, para subir por el barranco del arroyo del Chaparral, que ahora cruza el gasoducto camino de Badajoz, y llegábamos a los barracones de los Villares altos, a las espaldas de Pedro López, su vertiente sureste. Creo recordar que por ese tiempo se estaba explotando madera. Lo que si puedo decir que era un territorio que me recordaba, e incluso lo catalogaba de más bonito, que la Ciudad Encantada de Cuenca, Es orográficamente igual, granito y pinos.
Cartel de la Vereda Pasada del Pino (¿?)

Camino empedrado

Con agua es cascada

Roquedal
Cierto día, apareció una cerca y puerta en el Camino del Moral y un vociferante y ordinario guarda, seguro que eventual por su celo, nos dijo que estábamos asustando al ‘ganao’, que nos saliéramos de allí inmediatamente, cosa que hicimos a la mayor brevedad y hasta hoy. En otra ocasión, hace bastantes años, más de veinte quizá, bajábamos para el barranco de los Picapedreros, y nos topamos con el Cuerpo de Ejército de los Villares Altos, pertrechados y armados hasta los dientes, estaban de montería y no habían avisado con carteles arriba, por el campo de Golf.  Un error fatal de la logística de la montería, Corrimos el riesgo de recibir un tiro de los armados ciudadanos. Por lo menos eso nos dijo el encargado.
Fresnedal siempre verde

Fresnedal siempre verde

 Fresnedal siempre verde

Tubería del pozo
Se acabaron los paseos por la orilla del arroyo del Moral, el embalse del Chaparral y la ribera del Guadalnuño. Después he tenido la ocasión de subir a la torre de observación del Cerro de la Miniya, por un cortafuegos brutal, y luego bajé por un camino de lujo, me cabreé porque podía haber subido por él. También estuve otro día en la torre de observación de Villares Altos. Visite la zona en otra fecha con el Profesor José Manuel Recio, y conocí de sus científicas explicaciones, sobre las vetas de cuarzo que afloran de entre los bloques de granito y muchos aspectos geológicos del terreno.
Equilibrio 

Entre rocas

 Prohibiciones
Cruce de caminos con un alto nivel de prohibiciones
En otra ocasión nos intrigó el verdor y lozanía, a pesar del verano brutal que estábamos viviendo años atrás, de un fresnedal y su prado. Descubrimos otro día que era debido a una supuesta bolsa freática y un enorme pozo, 120 mts. aprox. más arriba, que mantenía el bosque de fresnos en perfecto estado de revista ecológico. De ese pozo sube a los barracones de los trabajadores de la piedra, una tubería para alimentarlos. Protegimos el pozo, por su peligrosidad -no es fácil salir solo si caes en él-, con una cinta plástica y duró lo justo.
 Prohibiciones

Prohibiciones

Más prohibiciones

Más prohibiciones en el cruce,10 en total he contado
Por el camino iba pensando en lo brutal que sería el trabajo del personal de la piedra. Deberían ser unos verdaderos esclavos, trabajando a destajo por una miseria, aunque muchos trabajadores actuales, por mor de las dos criminales reformas laborales que han hecho a los trabajadores más pobres y a los capitalistas más ricos, además de restarle los derechos adquiridos con su lucha, son si caben igual o peor. Aquellos se amparaban en sus imágenes como la virgen del Cortijo. A estos no les ampara ni la Caridad, mucho derogar y mucho más mascar. Viva Portugal. 
Camino al antiguo cortijo de Villares Altos

Casa de cacería

 Pabellones de picapedreros
Cerro de Pedro López
Estoy pensando en la esclavitud y el abuso de la hostelería, menciono este gremio y que se salve el que pueda, por conocer a tres amigos que están sin dar de alta en la Seguridad Social, echando horas que no les pagan, y con la espada de Damocles de: “esto es lo que hay” ¿Qué por qué no denuncian? Por la coacción a la que están sometidos y porque además ya no hay ni Inspectores de Trabajo. Devuelvo la pregunta que me hago ¿Y por qué no vigilan los sindicatos y ejercen su labor fiscalizadora? A saber los porqués. 
Cortijo antiguo de Villares Altos

De retorno por otro camino

Espeso pinar
Siempre me voy por los cerros de Úbeda, lo reconozco, la soledad del campo y la oxigenación exagerada de las neuronas, hace que uno filosofe, y se pregunte muchas cosas. No lo hago para tocarle los cojones a nadie en concreto, palabra de honor, son muchas cosas las que hacen que  le hierva a uno la sangre. Y mayor pena que da, la complacencia de a quienes les están robando su futuro y el de sus hijos. A mí me quedan los telediarios justos y hoy, sin ir más lejos, he cobrado el sueldo del mes y la paga del “18 de julio” (y una mierda, es la del verano), por lo que las necesidades son menores.
Mas roquedales

Arroyo Picapedreros abajo
El territorio es sumamente hermoso e invito a quien no lo conozca que de madrugada o temprano, con la ‘caló’ no, se dé un paseo por el. Si le gusta la geología tiene tajo, si la botánica también. Y si sólo quiere filosofar también se puede hacer sin problemas, a ver si el oxigeno y la contemplación hacen que se vote con sentido. Portugal es el ejemplo. Puede ver trabajos a medio hacer, que seguro no cobró el autor, marmolillos e incluso losas mayores. Caminos de piedra que soportaron a lo mejor carros y seguro mulos con su carga. Nada más que para ver el fresnedal y el lugar geológico en el que se encuentra, merece la pena. 
Roquedal

Sendero de bajada a la carretera
Ojo, está en la vía pecuaria Pasada del Pino, no hay que alterar propiedades de nadie, se ve desde el camino. Y si se tienen más ganas, subir al cerro de Pedro López, que no es del alcalde de Obejo, si no que fue del riojano que en la segunda mitad del XIX, montó una fábrica de paños y se dedicó a prestar dinero, vamos un banquero, que se hizo rico en poco tiempo, como todos los banqueros. Al final dejó la fábrica y se dedicó sólo al asunto del préstamo, ahora le llaman la deuda de los pueblos. La fortuna que hizo fue incalculable, durante un tiempo fue la única banca de Córdoba.
Colmenar

Candileja hedionda (¿?)
Tiene el entorno rincones, eso sí para los más dotados mejor, muy hermosos. Subir entre las caprichosas formas del granito tiene que ser un placer. Visto desde las fotografías aéreas las cimas de las diversas montañas, tienen la mayoría unos roquedales similares al de Pedro López. Reitero no para todos los ciudadanos y jubilados menos, sí para los más dotados. Dos fincas; Arenales y Villares Altos, dos términos municipales; Córdoba y Obejo.
Fotos del autor.

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.