CASA DEL AGUA, DEPÓSITO DE LAS ANTIGUAS AGUAS DEL CABILDO

Vista general del restaurante
Domingo 11 de febrero, celebración de un cumpleaños familiar en un restaurante de la ciudad, La Casa del Agua se llama. El salón del mismo es una construcción rectangular de una altura considerable, dieciséis columnas telescópicas cuadradas sostienen cinco bóvedas de cañón, de rebajados arcos entre sí. Cinco ovalados ventanales al oeste, rematan en altura lo que me imaginé era un antiguo gran depósito de agua.
Grabado de 1752 Aguas del Cabildo
Efectivamente, preguntado un amigo, Ángel Martos, gran conocedor de las aguas de esta ciudad -que hace años me facilitó un plano donde en la ubicación del actual restaurante, figuraba una señal con el nombre de  Santa Isabel, a la orilla del camino de la Cuesta de la Traición (actual Calle Cardenal Portocarrero) en la zona de Vista Hermosa del Brillante cercana al cauce del Arroyo del Moro-, me manifestó que el edificio era un depósito de las Antiguas Aguas del Cabildo.
Vuelo de 1956

Vuelo de 1973
Con esos datos me puse a tratar de encontrar algo relativo a este depósito, a pesar de que el experto amigo me dijo no haber mucho sitio donde mirar. En un grabado panorámico de 1752, relativo a las citadas aguas, y llamado de Las Aguas del Cabildo Eclesiástico, se visualiza lo que puede ser el antecesor del depósito de agua que nos ocupa, la primera de las cuatro arcas después de la alcubilla de la Huerta de Hierro, donde la atajea se convierte en tres atanores o cañerías y que acababa en la gran Arca del antiguo Convento de la Merced.
 Plano de las conducciones, de la tesis “Abastecimiento de Aguas a Córdoba, de Guadalupe Pizarro
Claro el actual depósito no tiene nada que ver con el arca primitiva. Precisando lo mencionado en el primer párrafo, el depósito es un rectángulo de unos 30 por 25 m de lado por unos 8 de altura -medidas al ojo por ciento-, que forma cinco naves con bóveda de cañón, sostenidas por 16 columnas cuadradas, telescópicas de cuatro cuerpos, siendo el segundo por abajo el más largo, que sostienen a su vez cinco arcos rebajados cada fila de cuatro. Al final de cada nave, la parte que mira al oeste, en su parte más alta tiene una ventana ovalada.
Vuelo de 1997
Planillo facilitado por Ángel Martos

Para tratar de acercarse al tiempo de su construcción echo mano de esa máquina del tiempos que es el vuelo de los americanos de 1956, y veo que ya estaba el depósito construido, sin embargo en el plano catastral del 1950 no lo reflejan, ni en planos anteriores del siglo XIX, por esa razón me atrevo a aventurar que el depósito, como está ahora, puede ser contemporáneo nuestro aventurándome a datarlo a principios del siglo XX. Como es lógico en los posteriores vuelos si figura en todos.
Vista de una de las naves logitudinales
La leyenda del grabado de la conducciones de las Aguas del Cabildo son: 1.- Huerta de Santa María. 2.-Atajea. 3.-Olivar de matabilanos. 4.-Enzinar de la Huerta del Rector. 5.-Huerta del Rector. 6.-Coto de la Huerta de Jiero. 7.-La alcubilla donde acabala huerta del Jiero. 8.-Alcornocal y fábrica. 9.-Olivar del Sr. Deán. 10.-Pradillos. 11.-Las Canteras. 12.-Olibares del llano. 13.- Sitio donde acaba la atajea y comienzas las cañerías. y 14.- Las cuatro arcas de agua inmediatas a la ciudad. 
Ventana de una de las naves

Ventanales de la fachada oeste
Como puede verse los nombres son casi todos eclesiásticos: Aguas del Cabildo; Santa María; Huerta del Rector y Olivar del Sr. Deán. López del Amo, al referirse a las Aguas del Cabildo Eclesiástico en su libro dice: “…viniendo en atajea hasta los llanos donde hay una tinajuela, en este punto principian las cañerías, que vienen de arcas en arcas hasta la del Campo de la Merced…”. Tenemos pues que aventurar que, la primera de las arcas del grabado de 1752, la consideramos el primitivo depósito o arca que fue de las Aguas del Cabildo Eclesiástico que alimentaban parte de la ciudad y hoy es el restaurante La Casa del Agua. 
Fotos del autor, GoolZoom y grabado de 1752

Bibliografía de las Aguas de Córdoba y colaboración de Ángel Martos

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.