CASTILLO DE CARCABUEY.

Una vista de la muralla oeste
El pasado domingo día 13 de mayo nos dimos un paseo por las Subbéticas, concretamente por Carcabuey, habían sido muchas veces las que habíamos decidido visitar la villa, pero nunca se había materializado el deseo. Después de pasar Cabra, oler sin pararnos, el lomo y el chorizo de los Pelaos, subir el Puerto del Mojón y acordarme del accidente del hermano del gran escalador ciclista Joaquín Galera, Manuel, que perdió la vida con 28 años en una caída en ese puerto, que además es de sólo setecientos dos metros. Parece que fue ayer y ocurrió en 1972, hace la friolera de 46 años. 
Iglesia de la Asunción.

Fachada oeste de la Iglesia de la Asunción

El Ayuntamiento visto desde arriba de la calle Castillo
Luego se nos presenta un paisaje que, con las bienvenidas aguas está tremendamente hermoso. Este paraje de las Subbéticas salvo los macizos, de la izquierda en el sentido de la marcha, el anticlinal del Picacho de la Ermita de la Virgen de la Sierra, y Los Lanchares, de ninguna vegetación, “pelaos” como la venta que guarda la entrada, el resto tienen vegetación. Centro de Visitantes Santa Rita, y a la izquierda, al norte, el Lobatejo con sus 1376 m.s.n.m., en la sierra de similar nombre. Luego las canteras de mármol rosado del Cerveral y, a la derecha la desviación para Carcabuey.
Torre desde la subida y fachada oeste de la ermita
La torre y la ermita

Una vista desde el sureste (Foto Web Ayuntamiento)
Carcabuey se pierde en la noche de los tiempos, y con motivo del hallazgo de una lápida de una señora nacida en Ipolcobulco, nombre repetido después, parece que ese era el nombre romano de la población. En la dominación árabe se llamó Karkabuliya, luego Fuente Ubera, y ya está servido el debate para asignar el gentilicio, o alcobitense o carcabulense. Entramos al pueblo y casi sin parar, llegamos en una mañana de domingo, sin apenas población en la calle, a la explanada de la Iglesia de la Asunción. Las iglesias son los elementos más numerosos de todos los lugares.   
La subida o bajada

Esquina de la puerta y explanada

Puerta (Foto GoolZoom)
Dejamos el coche y andando por la calle de la Virgen -lo ven ustedes-, pasamos la fuente de la Virgen y subimos los trescientos treinta metros longitudinales, y unos cuarenta y tantos de de desnivel, de un paseo empedrado, con una baranda que le costó al erario más de diez mil euros, incluido el iva. Por lo menos eso pone el cartel del presupuesto. A la derecha la sierra de Jaula o de los Pollos y por detrás de ésta, majestuoso, asoma el pico de la Tiñosa, el techo de nuestra provincia.
Ruinas interiores paño norte

 Ruinas interiores paño oeste
Ruinas paño norte
Al este las estribaciones de Priego de Córdoba, y al noroeste las dos Zagrillas, la Alta y la Baja, y al norte la sierra Alcaide con sus alturas de más de mil metros. En una explanada redonda nos recibe la puerta del castillo, aunque parece que esta puerta es moderna, y que la otra estaba al norte. A saber. Ahora no queda nada del castillo salvo algunos muros y una reparada torre, dentro la Ermita de la Virgen del Castillo, que parece fue en su momento, en la época romana, un templo dedicado a Venus.
Vista de las murallas desde el oeste

Otra vista de las murallas

Esquina noroeste
En el siglo IX, un muladí,  Umar ben-Hafsun, le provocó dolores de cabeza al emir Abd-Allah y a Muhammad, con sus continuos toques de entrepierna aliándose con cristianos y otros rebeldes contra el poder. En el 892 ya harto el emir preparó una expedición para acabar con el problema, y así fue. Atacó sus castillos y lo cercó del todo en Carcabuey, hasta que tuvieron que rendirse por falta de provisiones. Se pactó no perder la vida a cambio de derruir el castillo, cuyo emplazamiento quedó como la palma de la mano.
Cuevas en el acceso del castillo

 Explanada exterior oeste

Plano de planta del castillo (Castillos de Córdoba)
Seguro que, como casi todo, en el siglo XIII Fernando III conquistó la plaza. Nuevamente se construyó el castillo, similar al de otros lugares, Iznajar o Fuengirola, aunque hay historiadores que piensan quedaban restos de antes. Nuevamente surgen los problemas de antaño para no perder la costumbre. Con la muerte de Fernando III, y reinando Alfonso X el Sabio, D. Sancho, su hijo, que tuvo el castillo como apartamento temporal en varias ocasiones, se alió con un rey árabe para quitarle el reino a su padre. No se sabe a ciencia cierta pero la leyenda lo cita como el “Castillo de la Traición”.
Al fondo a la izquierda las Zagrillas

Una vista de la villa, el calvario y la serranía de Rute
Al fondo Priego de Córdoba
En 1256 se cita a Carcabuey como plaza de la Orden de Calatrava, bajo el dominio del obispo de Jaén. En 1333, Muhammad IV, conquistó la plaza y se llevó cuanto había de valor en ella. En 1341, año en el que Alfonso XI conquista Alcalá la Real y cercaba Priego, mandó a Martín Fernández de Portocarrero a Carcabuey, que conquista con las huestes de D. Tello después de un sitio de un par de semanas. Alfonso XI lo transformó en fortaleza-palacio. Se iniciaba el feudalismo, y su poder les permitía acomodarse a los nobles en los sitios, para tiempo.
La sierra de los Pollos y la Tiñosa al fondo
Fachada de la ermita

Plaza de armas
Por esas fechas la villa pasa a la jurisdicción de Alcalá la Real. En 1383 la población y castillo pertenecen a Ruy Díaz del Berrio, y el castillo estaba abandonado. En 1385 Juan II le otorga a Ruy Díaz el mayorazgo sobre el castillo y sus territorios. Enrique III lo confirma en 1391, y luego parece se lo quita, cuestión que cita en su testamento. En 1463 Enrique IV concede a favor de Alfonso de Aguilar la enajenación del castillo y las tierras por 380.000 mrs. y desde entonces pertenece a la poderosa casa de Aguilar. Aunque hubo su porfía reglamentaria con otros poderosos, ya que estos no paraban en su ambición, el Conde de Cabra, el Señor de Luque etc..
 Espadaña entre naranjas
Altar en la epístola
El castillo está emplazado en una enorme roca, en una altura sobre el pueblo y los territorios circundantes, su cota máxima 691 m.s.n.m.. Se compone de un primer recinto amurallado de paños de 8 o 10 m. de altura y torres, que dificulta la entrada en la plaza de armas. La modificación del siglo XIV, suaviza las cuestiones logísticas y se construyen lujosos salones y la capilla, aun conservando la línea defensiva exterior. Corte Ruano hace más de un siglo lo describe como inaccesible y cuya conquista ocasionó grandes pérdidas a los conquistadores.
 Cúpula
Altar mayor
Cita que tenía una puerta mirando a la villa, en el centro de ese lienzo. Luego, a posteriori, dicen que la puerta principal no lo fue siempre. Fuertes y macizos cubos ocupan las murallas, incluso en la parte más escarpada que es la que mira al mediodía. No existe ahora nada de la barbacana. En el centro se levantaba el castillo, sólido aunque no lo parecía desde fuera. Hoy unos restos señalan tímidamente su emplazamiento. Canales subterráneos lo surtían de agua para los asedios. La muralla se adapta al terreno y dentro, la iglesia moderna, alberga la patrona de la población, la Virgen del Castillo.
Cara oeste

Icono y pila de agua
Al ser los muros de mampostería y tapial, no quedan señales de su emplazamiento primitivo. Luego está la leyenda, con la que nos volvemos al siglo XIII. Habla de fidelidades al rey, Pedro Nuño Tello lo gobierna, un guerrero leal. Su rey es lo primero. Tiene una hija.  Don Sancho, hijo del rey intenta en 1282 apoderarse de Carcabuey para quitar a su padre del trono, esta gente era ambiciosa. Alfonso X dijo que no saliera nadie de la fortaleza, pues pretendía D. Sancho que salieran fuera para en campo abierto ganarles. Aquí entra la intriga, un lugarteniente del infante Pedro de Mendieta sabe que la hija de D. Nuño Tello tiene relaciones con Álvaro de Lara. Confabulan y convencen a la hija para encontrarse con su amado, es descubierta en la huida y se da la alarma, pero el mandato del rey es no salir pase lo que pase, y así se  cumple. D. Nuño Tello pierde su hija, su honor familiar por haberse supeditado todo a la orden del rey, pero no será conquistado el castillo.
Fuente Dura

Cañuelo en la pared del cerro del castillo(Conoce tus Fuentes)
Después pasan los años y D. Sancho es rey de Castilla, entonces quiere premiar la fidelidad de los nobles con su padre. Uno de ellos al que cita en Sevilla es a Don Nuño Tello, pero éste decide no ir a Sevilla y se lo encuentran ahorcado de las vigas de su estancia, con un mandato de que lleven su cuerpo a D. Sancho asegurándole “que con el espíritu no podría serle leal, le envía su humanidad, única parte de sí que nunca supo rebelarse”. Verdad o leyenda de caballerías, da lo mismo no deja de ser una historia.
Detalle del Cañuelo y su placa (Conoce tus Fuentes)

Fuente Catalina (Conoce tus Fuentes)
Sobre la Ermita del Castillo dice el panel informativo: “Aunque es probable que existiese una iglesia anterior desde la época de la conquista, esta Ermita, levantada en honor a la Virgen del Castillo, patrona de la villa, fue construida en las dos últimas décadas del siglo XVIII, ya que en un documento que corresponde a la última década se afirma que es “obra nueva”. En la portada destaca un arco de medio punto de ladrillo enmarcado en un dintel formado por pilastras y entablamento. Sobre el brazo derecho se alza la sencilla espadaña de ladrillo de un solo vano. 

Fuente de la Virgen (Conoce tus Fuentes)


La edificación presenta forma cruciforme y en su interior sobresale la bella cúpula gallonada, el retablo mayor, realizado hacia 1770, así como un camarín de planta polilobulada en el que luce la imagen vestida a la usanza del siglo XVI. El sagrario es de madera y está dorado en su interior. Aquí conserva una reliquia de Santa María Egipciaca. En 1952, a causa de los daños sufridos por el terremoto del 19 de enero de 1951, esta ermita fue reconstruida por el pueblo de Carcabuey”.
Fuente Dura (Conoce tus Fuentes)

Puente Califal (Río del Palancar)
Se me ocurre preguntar ¿estará registrada la propiedad de la ermita a nombre del pueblo de Carcabuey? A saber. Luego está el pueblo en sí, blanco como son todos los pueblos, y limpio como están todos los pueblos. Y agua bastante en las fuentes del mismo, empezamos por Fuente Dura, dice la revista Conoce tus Fuentes: “La fuente se sitúa a 1 km aproximadamente al sur de la localidad de Carcabuey en un desvío de la carretera hacia Priego. Sus aguas fueron empleadas para mover un molino hidráulico construido a fines del s. XVIII y tanto este manantial, como la fuente del Cañuelo y la de la Catalina, abastecieron históricamente al pueblo de Carcabuey en épocas de sequía. Según cuentan, el nombre no le viene de la dureza de las aguas, como podría pensarse, sino de que en una gran seca, la gente que venía con sus cántaros de la fuente le comunicaba a los que iban de camino: todavía “dura”.” Luego están la del Cañuelo, la de la Virgen, la del Pilar, y a la entrada desde Cabra la de Catalina y otras.

Y el ruego final, Carcabuey bien merece una visita y disfrutar de su patrimonio.

Fotos del autor, de GoolZoom, de la Web del Ayuntamiento, de Conoce tus Fuentes, de los Castillos de Córdoba.
Bibliografía de “Los Castillos de Córdoba”, de Mercedes Valverde.

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.