DEL LAGAR DE LA CRUZ A LAS ERMITAS

Recorrido en Wikiloc ida y vuelta
Del Lagar de la Cruz a las Ermitas, por el sendero que llaman de los Lobos, que yo no sé porque se llama así, ya quisiéramos algunos que hubiera lobos por aquí. Aparcamiento del coche en el llano de la piscina e inicio del sendero. Este recorrido ya lo hemos hecho en más de una ocasión, pero siempre es bonito recorrerlo otra vez. El sendero trascurre paralelo a la carretera CO-3314 en la mayor parte de su recorrido, cruzándola un par de veces, cerca del cruce con la de las Ermitas CO-3403.
 Inicio del recorrido en el Lagar de la Cruz
Cadena de subida a la Casa del Pastor

Sendero al lado de la carretera
Cinco grandes fincas de la sierra recorre el sendero: Lagar de la Cruz; Pino Gordo por su linde; Negrete; Aduana en el Catastro, pero es El Pardo y Ntra. Sra. del Rosario que nos lleva hasta la pared del Desierto de Belén en el Cerro de la Cárcel. Es un sendero muy bonito y cómodo, con algunos tramos en galería. Lo primero que te encuentras en dirección a las Ermitas, es la entrada a la Casa del Pastor, unas ruinas dentro de la finca Lagar de la Cruz.
Vigilantes

Campamento de Radio Córdoba
Luego llegamos a la linde cercada cinegéticamente de Pino Gordo y a una de sus puertas actuales, antes se entraba por la CO-3405 Córdoba a Villaviciosa. Pino Gordo fue durante mucho tiempo referente de la sierra de Córdoba. Era el sky line serrano, desde cualquier sitio se divisaba. Creo que era un eucaliptus. En mil setecientos y pico ya se llamaba así la finca, por lo que debía estar el árbol. Aproximadamente por 2004 desapareció y en las fotos aéreas se ve el tocón. En otros vuelos se divisa su enorme copa.
Más sendero

Raíces

Inicio de la galería
Luego pasamos una urbanización a izquierda y derecha de la carretera. La entrada para el Negrete porque estamos en los terrenos de esa finca, ya disgregada en pequeñas parcelas. Y el camino hacia otras fincas del interior, con salida a las Siete Fincas. Estas fincas o lagares como Melgarejo, El Soldado, La Torrecilla pertenecieron a Rafael Castejón y Martínez de Arizala, ahora serán de sus herederos. Seguimos bajando y entramos en los dominios de El Pardo, aunque en el Catastro la llaman La Aduana.
Galería

Camino al Pardo y Torrebermeja

Cadena del camino del Pardo a la carretera
El camino de acceso al Pardo está a la izquierda, y también se puede llegar desde allí a Torrebermeja, así como bajar por un sendero precioso a la finca del Aljibe. Giro al oeste y entramos en los feudos de Ntra. Sra. del Rosario a la que no dejamos hasta bien entrada la carretera CO-3403. Cruzamos la CO-3314, para volver a hacerlo en la misma curva del arroyo Valdegrajas. Quinientos metros y pico, mal contados, como decía mi padre, y estamos en la explanada de las Ermitas.
Primer cruce de la carretera

Una vez cruzada por segunda vez

Llegada al Desierto de Belén
Hoy tenía interés en ver como ha quedado el remozamiento del Monumento, ya me lo aconsejó el presidente de la Asociación. Pero no se podía entrar porque estaba saliendo una furgoneta, y le estaba ayudando a hacer la maniobra el hermano portero. En lugar de el artilugio luminoso de los dirigidores de los aeropuertos, usaba uno que para mí lo es muy poco, salvo cuando publican portadas incendiarias, el ABC. A esto llegaron tres señoras y el hermano portero se distrajo lo suficiente para que la furgoneta casi se encajara en la puerta.
Subida de vuelta desde el cruce

Cruce de la carretera CO-3314
Luego después de participar en la dirección de la salida de la furgoneta, pues somos todos muy dados a dirigir el tráfico, a hacer alineaciones de equipos de fútbol, y a aconsejar en materia de política internacional, se bajó el conductor. Otro fraile, nuevo, en este caso más joven -con bigote y perilla de mosquetero-, pues la plantilla del Desierto, supera los setenta y cinco años, le reprocha cariñosamente a su compañero que había tenido una distracción al mirar a las señoras.
Puerta de la finca de Pino Gordo

Linde Pino Gordo-Lagar de la Cruz
Yo, que acostumbro a meterme en los charcos, normalmente, le dije: -Corroboro que es verdad, la distracción fue por mirar a las señoras. Aquello significó una natural distensión y todos nos reímos. El portero decía que no, sin parar de reír, pero el testigo de cargo, es decir yo, seguía corroborandolo. Después del rato de risas, yo bajé a fotografiar el monumento y su reparación, muy interesante. Cuando me marché, coincidí con las señoras por el camino y volví a decirles que las miró que no había duda. Más risas.
Camino llegando al Lagar de la Cruz

Última rampa
Ahora el camino de vuelta. Unos cuatro kilómetros y ciento setenta y ocho  mts. de desnivel, ahora era la mayor parte del camino cuesta arriba. Ya se iba notando el calor, que se había mantenido a raya en la ida. Un ciclista fue el único usuario del camino de vuelta con el que me crucé, y si digo la verdad los últimos metros de subida se me atragantaron un poco. 
Lagar de la Cruz

Pino Gordo aérea 2004
Me paré frente a la entrada de las instalaciones de Radio Córdoba, la antigua EAJ-24 y me hice un ‘selfie’ allí.También me volví a parar en la puerta de Pino Gordo, esta vez buscando la cámara de vigilancia que dice un cartel tienen, no la vi. Claro hoy en día una cámara de vigilancia puede estar en cualquier sitio, pero el cable salvo que sea subterráneo… 
Pino Gordo 2008

Vista aérea de Google donde vemos el tronco
Terminé de subir lo que quedaba de sendero y una pronunciada bajada me llevó al cruce del CO-3314 y la CO-3405. El Lagar de la Cruz y su antiguo pozo. Mira qué lástima que no estuviera la Guardia Civil, hoy que llevaba la documentación en la mochila. De todas formas cuando me pararon otra mañana no me sancionaron
Fotos del autor y de Google

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.