LA CASA SOLARIEGA DE LOS HOCES

Uno de los bellísimos ajimeces de la Casa de los Guzmanes
Repasando la Revista Ilustrada, Órgano regional de Turismo, en su número 73, de abril de 1926, en sus páginas. 17-18 , hay un curioso artículo de Rafael Castejón, sobre la casa solariega de los Hoces, hoy Archivo Municipal, en la cal Sánchez de Feria, que transcribo en su totalidad ahora que se anuncia la remodelación de nuestro Archivo que, sin dudar es la joya de la corona municipal.

Escudo familiar

“Promediada la calle de las Campanas, llamada hoy Sánchez de Feria, porque en ella vivió y precisamente en la casa de que vamos a ocuparnos el notable médico y escritor de la historia y antigüedades cordobesas que llevó dicho apellido, promediada dicha calle, decimos, existe una linda plazoleta callada, que lleva el nombre de plazuela de los Hoces.

Formando el frente de poniente de esta plazuela se levanta una casa solariega, la de los Hoces, típica casona andaluza, que aún conserva muchos de sus elementos tradicionales.

Fachada principal de la casa


Aparte de su planta general, de casa mediterránea, en ella se conservan, además de otros elementos arquitectónicos, unos artesonados y ajimeces de bastante valor artístico.

Aunque los elementos más importantes de esta casa, entre otros los señalados artesonados y ajimeces, pertenecen a los principios del siglo XVI, todo ello conserva el sello mudéjar de siglos anteriores, que le da una gracia y originalidad notables. 

Artesonado citado


Los artesonados son los últimos de tipo mudéjar de alfarjía y tablero liso y pintado, con dibujos ya de influjo renacentista, alternados con el escudo de la familia en que campea la hoz como emblema distintivo.

Son de una gracia singular, y bastante reproducidos en grabados y fotografías, los ajimeces que se abren al patio principal de la casa de los que subsisten tres, mutilados y recompuestos pero que conservan bien la traza y detalles originales.

Uno de los bellísimos ajimeces de la Casa de los Guzmanes

Estado actual del ajimez

Estos ajimeces tuvieron rotos los parteluces, y los arquitos entrelazados que se elevan en su alfiz o arrabá, desiguales en los tres que se conservan, están formados de ladrillo rojo y amarillo, siendo dos de ellos túmidos y el tercero lobulado, envolviendo otros de correcta construcción latina.
Todo el fondo de los arrabales, entrepaños y enjutas, está formado con preciosos azulejos de cuenca, característicos de dicho siglo XVI, con bellas lacerias florares, que los hacen muy interesantes.

Esta casa se llama también solariega de los Guzmanes, y en su tiempo formaba un todo con la que tiene a sus espaldas, cuya fachada mira a la calle Madera Baja, y que, al igual que las que nos ocupa, también tenía, y tal vez conserve aún, artesonados interesantes de la misma época.

Otro ajimez de la Casa de los Guzmanes, con su delicado arrabá

Estado actual del ajimez


Entre esta familia de los Guzmanes, a la cual perteneció el Marqués de Santa Marta, hubo un notable personaje, Don Rafael Pérez de Guzmán, aristócrata y torero de la primera mitad del siglo XIX, muy conocido en la historia de la tauromaquia española, y que encontró alevosa muerte por unos bandidos de Sierra Morena. Su sobrino Don José Pérez de Guzmán formó un museo de tauromaquia con objetos y prendas de toreros célebres y otras antigüedades del mismo arte, que durante mucho tiempo fue visitadísimo, y que ignoramos la suerte que haya corrido.

Páginas de la publicación


Dedicada hoy a Archivo de Hacienda y vivienda del Archivero don José de la Torre y del Cerro, continúa esta casa la tradición que tanto la honra de ser vivienda de hombres estudiosos y amantes de las glorias cordobesas, como lo fue de Don Bartolomé Sánchez de Feria, a que antes nos hemos referido.

Siendo el estado de conservación general de la casa bastante malo, bien merecía tan noble solar que pasase a manos del Estado, para que pudiera conservarse en buen estado ejemplares tan notables de la arquitectura española. 
Rafael Castejón.”   


Fotos de la publicación y del autor
Bibliografía de la publicación citada.

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.