LA ODISEA DE LOS RABADÍES. MANUEL HARAZEM.

Portada del libro
La agradable noche del viernes tuvo lugar en la sede de la Círculo Cultural Juan XIII, la presentación oficial del libro de Manuel (Harazem), La Odisea de los Rabadíes, un interesante libro sobre la revuelta y el exilio de los habitantes del arrabal de Saqunda, arrasado por el poder, en el meandro del Guadalquivir, lugar que ocupó Villa Cachonda y siempre el Barrio Viejo del Campo de la Verdad. Exiliados que vagaron por el norte de África y fundaron un país en Creta. Amenizado con los aromas de la dama de noche de la entrada y de los dos jazmines  del fondo.
El libro
 Responsable de Círculo en su introducción
Presentó a los presentadores, y valga la redundancia, un responsable del Círculo que glosó la importancia del autor y de su obra. Le pasó la palabra a Rafael Martínez, doctor en Arqueología que se extendió sobre el lugar del hecho concreto, el arrabal, y en función de los restos encontrados, normalmente de huesos de animales, justificó el carácter arabizante que tenía en esas fechas, por no haber encontrado restos del prohibido cerdo.
Rafael Martínez y Manuel (Harazem)
Rafael Martínez durante su presentación
Citó la importancia del patio en el que nos encontrábamos, antiguo Hospital medieval de San Andrés, y hasta hace pocos años, quizá demasiados, colegio. En una de cuyas ventanas de la Plaza del Vizconde de Miranda, se ponía, posiblemente la portera, a vender jazmines, que yo le compraba a mi novia, cuando íbamos al cine de verano Andalucía. Aún está en el patio seguro que un descendiente de ese jazmín. La importancia del patio es porque cada uno de los capiteles pertenece a un orden y edad distinta. Romano, Visigodo, y Árabe.
Harazem en faena con su disertación

Una parte del público asistente
Se detuvo en la importancia del libro, que será sin lugar a dudas, un libro en el que los futuros historiadores de esa parte de la historia, tendrán que beber por su profusión de datos. Dijo cariñosamente, que no pegaba un seudónimo que debería llevar el nombre completo del autor, pero que es secundario esto por la importancia del contenido y la rigurosidad del mismo.
Manuel terminando su exposición.

Capitel califal
Luego el autor desgranó a lo largo de tres cuartos de hora, que se hicieron cortos, la génesis de la obra y las vicisitudes y anécdotas que estaban en su rededor. Destacó que un amigo le había dijo, que podía haberlo desglosado en tres libros cuando menos. Eso mismo pensé yo al leerlo, no coincidí en el número en el que debía haberse desglosado pero me pareció extenso y variado. Pero para opinar hay que leerlo, es sin duda una maravillosa y rigurosa obra de consulta.
Capitel romano

Capitel ¿visigodo?
Si el rato fue agradable, lo fue aún más por ver amigos y amigas de las redes, algunos que no conocíamos personalmente, otros que si conocíamos y alguno que no nos hubiera gustado ver. Esa es la variedad de nuestra fauna urbana, filias y fobias: Manuel Ortas; Diván de Nur; Lisistrata; Molón Suave y Lola; Werribee y esposa; Lucas León; Máximo Reyero; Pepa Moll; Amalgama; etc. etc. seguro que se me olvidan otros, unos con su nombre y otros con su seudónimo de las redes, y dejando constancia gráfica, como siempre, mi querido amigo Paco Madrigal.  

Fotos y audio del autor

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.