LIENZO RESTAURADO DE ANDRÉS RUIZ DE SARAVIA, EN EL MBACO

La Adoración de los Pastores (Fotografía de la ficha del MBACO)

Ayer estuve visitando nuestro Museo de Bellas Artes. A primera hora sin público como se puede disfrutar. Las iniciativas nunca paran en él, lástima que nuestra respuesta no sea la adecuada. Podemos singularizar la iniciativa en su director, José María Palencia, pero lo cierto es que son un gran equipo de profesionales, a los que se le debe atribuir ésta. Es verdad que la oferta que tenemos los ciudadanos, tanto cultural como reivindicativa, es muy importante y, a pesar de la amplitud del tiempo de algunos en la situación de jubilado estafado con las míseras subidas de las pensiones, es mayor la concurrencia de actos.
Adoración de los Pastores restaurado
A finales de febrero se ha presentado la restauración un cuadro atribuido a Andrés Ruiz de Saravia, llamado la Adoración de los Pastores. Un óleo sobre lienzo de 167 x 204 cm. De tendencia pictórica manierista, cuya procedencia parece ser de la Desamortización de 1835, del Convento de San Agustín. Como una cosa es ser aficionado a la pintura y haber hecho algunos pinitos en ella y otra es ser un entendido -aunque desde que se dedicó mi mujer a la pintura, yo pinto poco, más bien nada, y en casa menos-,  lo mejor es citar la reseña de la ficha del Museo en cuanto a su descripción y así uno no yerra.
La virgen María
“Dentro de la proliferación de los temas relacionados con la infancia de Cristo, el Nacimiento, el Anuncio y la Adoración de los Pastores, a menudo, aparecen fusionados, partiendo parece ser de un grabado anónimo presente en la publicación de Gerard de Jode “Thesaurus sacrarum historiarum” (1585). En el mencionado se representa una escena de adoración de marcado carácter pastoril con la Virgen y San José alrededor del Niño. En este caso el cordero en lugar de maniatado y a los pies aparece sobre el primer personaje a la izquierda con gorro frigio o rojo, a modo de “buen pastor”. 

San José y unos pastores

El lienzo ha venido siendo atribuido a Andrés Ruiz de Sarabia, desde el pasado. Procedente del Convento de San Agustín de Córdoba, es posible pensar que hubiese formado parte de su iglesia. 

Su fecha de ejecución se marca en torno a 1625. Continuando con la descripción de los personajes, podemos contemplar a una pastora con cesto lleno de pañales o tejidos, sobre su cabeza está recogida la anunciación de los ángeles. Bajo ella un arrodillado pastor con su moral queda absortó con la presencia divina, por encima de la virgen y el niño, donde se concentra la mayor luz, una columna y un poste lignario son las únicas referencias arquitectónicas, por entre estos soportes asoman dos bastas cabezas. El tercio derecho del lienzo focaliza a San José con callado o vara florida y a tres pastores casi en vertical arriba uno portando un haz de leña, el central portando un conejo destripado y en la parte inferior el pastor músico con flauta y tamboril.”

Otros personajes
He de destacar que, la labor de restauración es como siempre magnifica, la profesionalidad del personal manifiesta. así tenemos obra para otros pocos de años. Pero siempre lo digo y quiero hacer hincapié en ello, hay que verlo personalmente, hay que fichar en el Museo, para que los números cuadren y las iniciativas tengan valoración numérica. Por otro lado, desde la óptica de espectador, que sabe lo que le gusta y aunque no entendido, si creo tener idea de la perspectiva y sobre todo de la belleza, aún a pesar de que esta es subjetiva, he de decir que el Niño Jesús de Ruiz de Saravia es feísimo, vamos más feo no se puede ser. Espero no me cueste la denuncia de algún forofo de algo, pues en estos tiempos o te sale un cofrade que se molesta, en cuestiones religiosas, o en cualquier otro tema, te la ponen por cuestión de odio, algún afectado, o por enaltecimiento del terrorismo, cuando afortunadamente no existe, salvo el económico, en este asombroso descenso de libertades que tenemos.
El dichoso niño
Esto que comento, hace un tiempo, casi me cuesta en un pueblo de la campiña el ser declarado persona ‘non grata’, por citar la fealdad de otra talla de Niño Jesús, en la que se quedó descansando el ‘artista’ tallista. E incluso temí por mi integridad física, a raíz de las manifestaciones que recibí por escrito de unos afectados. Afortunadamente no me tocó ningún energúmeno fanático -como uno que escuche en la escalinata del Valle de los Caídos- cerca en ese momento. Hay muchas Cecilias Giménez y Cristos de Borja, en la historia y profesionales que han vivido -es un decir lo de vivir-, del arte.

Para ampliar más:
PALENCIA CEREZO, José María. ‘La adoración de los pastores como tema franciscano’. 2001. V y VI Curso de verano El franciscanismo en Andalucía. Córdoba, 2001
Fotos del autor, de la ficha del Museo
Bibliografía de la ficha museística citada

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.