LOS CINCO FAROS DE TORRE DEL MAR

Faro actual de Torre del Mar
Los orígenes de esta bonita ciudad de Torre del Mar, dependiente de Vélez-Málaga se pierde en la noche de los tiempos. Fenicios, griegos y otros pueblos anteriores, la poblaron en la antigüedad. Cuando la presencia romana se llamaba Menoba y tenía una cierta importancia comercial, luego fue la Mriyyat Ballis árabe, según figura en unos textos del rey Ziri de Granada. Aunque ya en el paleolítico se datan pinturas en Nerja, lo que demuestra de la presencia en la zona de homínidos, así como también en el neolítico. Fue zona fronteriza entre los pueblos Turdetano y Bastetano y a partir de ahí cartagineses y romanos se ocuparon de colonizar.

Plano de minutas del topográfico
En siglos posteriores a la presencia árabe la Torre de la Mar de Vélez, era un punto defensivo de las incursiones piratas y posible invasiones extranjeras. En 1704 frente a su costa, la armada inglesa que se había asentado en Gibraltar, gracias a la nefasta gestión de los gobernantes españoles y la ambición inglesa, tuvo una batalla importante con la armada francesa y a partir de ahí comienza a surgir el núcleo poblacional, que no tiene nada que ver con el de nuestros días, llegan ferrocarril y carreteras y se inicia su historia reciente.
Plano de faros

Aérea actual de la supuesta ubicación primitiva
Como su historia está ligada a la del mar, por esa razón su faro fue un punto importante de señalización del litoral. Tuvo puerto ya desaparecido y de su castillo quedan solo algunos restos. Estos están repartidos por zonas del llamado Barrio del Castillo y calles como Angosta, Ancha y Remo. Pero nos interesa conocer sus faros de los que ha tenido varios, concretamente cinco, por diversas vicisitudes, hasta llegar al actual. En la costa malagueña hubo varios, Estepona, Marbella, Málaga, Mijas, Torre del Mar y Torrox. El primero de Torre del Mar se ubicó en la desembocadura del Río Vélez, en una zona arenosa y no estable. Se construyó en 1863 y empezó a funcionar en 1864.
Primitivo faro siglo XIX
Entonces, cuando llovía, hubo una gran inundación y extraordinario temporal que lo colapsó destruyéndolo, a pesar de sus defensas de espigones y barreras de estacas. Nada pudieron hacer éstas por sujetar el poder de la naturaleza y quedó en ruina. A partir de ahí se construyó un castillete de mampostería y maderas, que utilizó los restos del destruido que estuvo sirviendo de faro, cerca de las primeras casas del pueblo. Este estuvo durante mucho tiempo. En 1926 se realizó un proyecto que se culminó en 1930, el 16 de diciembre, de un nuevo faro en lo que ahora es la Avd. Toré Toré.  
Faro en 1930

Este, según los datos de los paneles informativos era: “una estructura de torre prismática cuadrangular de sillares de adobe, de 9,6 m. de altura y culminando el conjunto una linterna de la casa “La Maquinista Valenciana” de 1,8 metros de diámetro. El pedestal estaba compuesto por un tambor de óptica dióptrica, lámpara y destellador de acetileno y controlado por una válvula solar. El plano focal del nuevo faro de encontraba a una altura de 11 metros sobre el terreno y a 14 metros sobre el nivel del mar, siendo el alcance de la luz que proyectaba de hasta 12 millas en tiempo ordinario.”

Las vicisitudes de la historia de la ciudad quedaron reflejadas en el libro de ortos y ocasos, que es como el Cuaderno de Bitácora de los barcos. Parece que el primer farero de este nuevo faro fue un gallego, Anselmo Antonio Vilar Coira de Lugo, del que luego hablaremos. El trabajo de esta gente, la mayoría de las veces en lugares casi inaccesibles y solitario, era muy complicado. Debían estar toda la noche de guardia para evitar que se apagase la linterna que funcionaba con aceite, o evitar que por cualquier razón se metiese fuego. Luego la limpieza de los residuos quemados y vuelta a carga de combustible los depósitos.

Siguen señalándonos los paneles explicativos que: “la luz de este faro, a consecuencia del boom turístico que experimentó la localidad durante la década de los sesenta, estaba condenada a apagarse. Con la proliferación de edificios altos la luz del faro empezó a ser un inconveniente y son muchos proyectos de desarrollo urbanísticos los que empiezan a pedir el cambio de ubicación del mismo. Sería entonces a partir de los años setenta, cuando entraría en funcionamiento el nuevo faro ubicado ya en la playa.” Se quedó encerrado entre edificios. Por esa razón se construyó en 1969 una torre similar al citado y se emplazó en la orilla de la playa. Parece sin embargo, que no entraban sus características en el Plan de Mejora de Señales marítimas y por esa razón se proyectó otra torre en 1974, al lado de la citada. Ya llevamos cuatro; la primitiva en la desembocadura del río Vélez, la de madera provisional, la de la Avd. Toré Toré, y su gemela en la playa. Las características del quinto faro son:
 El faro rodeado de edificios
Una vista del tercer faro
“tipo cilíndrico, de hormigón armado y de tipo normalizado. Constaba de tres partes: Base, fuste y cámara de servicio y torreón. Su altura es 24,70′ m. y posee un diámetro de 3 metros. En cuanto a su iluminación, presenta destellos blancos en grupos de 2+1 con una frecuencia cada 10 segundos. En cuanto a su nueva torre cabría destacar que tiene una escalera metálica en su interior, de forma helicoidal, compuesta de unos 106 escalones, que desembocaba en la linterna. El coste de la obra ascendió a cerca de 4 millones de pesetas (unos 24.000 euros). Técnicamente, la linterna es racional cilíndrica y cuenta con 1,75 metros de diámetro, sustentado en una base de perfiles laminados que soporta un equipo eléctrico con reserva de gas. Todo el conjunto fue inaugurado el 15 de junio del año 1976.” 

 El de Toré Toré y el provisional que actuó poco al lado del actual
“Por su parte, la óptica contaba originariamente con un tambor dióptrico de 500 mm. de diámetro y una lámpara de 500w. y su instalación de acetileno tenía dos quemadores de 30 litros. Desde su inauguración el faro conoció varios responsables, destacando entre ellos Serafín Beltrán, Félix García Montesinos y Jorge Casesnoves Granado, pero ya no en calidad de fareros sino como Técnicos de Ayuda a la Navegación, que fue la denominación que pasaron a tenerlas personas encargadas de su mantenimiento.” Esta documentación e información es facilitada por la “Autoridad Portuaria de Málaga. Información y documentación, Tenencia de Alcaldía de Torre del Mar y Departamento de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Vélez-Málaga.”

 
El actual y el provisional, y el actual desde el paseo
Luego, rebuscando, he encontrado un trabajo de Jesús Hurtado Navarrete, de Torre del Mar que reproduzco en su totalidad, sobre el farero Anselmo Antonio Vilar que cité arriba y merece un espacio especial. En el golpe de estado fascista de 1936 se produjo en la carretera de Málaga a Almería un genocidio, las marina fascista y la aviación italiana, todos al mando del que está enterrado en la Macarena de Sevilla y es hijo ilustre de la ciudad, que para mí solo es un hijo, asesinaron miserablemente a cientos de personas indefensas que con lo puesto, ancianos mujeres y niños, en caravana buscaban llegar a Almería para desde allí a Valencia buscando la salvación de sus vidas. 
Tengo un buen amigo que hizo el viaje en el útero de su madre, con su hermana, luego nació en Cataluña y vivieron en un campo de prisioneros de Francia. Buscaban a su padre que murió en el frente del Ebro. El Carnicerito de Málaga, falso llorón cuando se le murió su jefe, en la cama igual que él, se encargó de que cientos de malagueños huyeran de la ciudad. Este individuo estuvo escondido por una buena persona hasta que entraron los fascistas y entonces lo hicieron responsable de la ciudad, y se encargó de asesinar a todo el que pudo. No soy partidario de la pena de muerte, pero si esa buena persona no lo hubiera protegido en los primeros días del golpe, por lo menos no habría podido asesinar a cientos de personas después, por lo menos este individuo no. Después por aquello de la “justicia divina de ellos” murió en su cama.
Aérea actual de Google
Ahora el artículo de Jesús Hurtado Navarrete, que nos sirve para no olvidar la historia, y recordar a héroes anónimos que salvaron muchas vidas. Nuestra historia reciente y veamos cuando  enaltecen a esos tiempos gente joven, que no los vivieron, sepan que están enalteciendo a una gente a diferencia de los pacíficos catalanes hoy, que rompieron la ilegalidad republicana y asesinaron a media España, aquella que les estorbaba. Por lo tanto, mi respeto para todos aquellos republicanos que a costa de su vida defendieron la legalidad republicana y a sus compatriotas. 
El faro desde la lámpara de entrada a la Caleta de Vélez
“Hay héroes que el tiempo va olvidando o la historia mal contada, según el bando al que se decante al hacerlo, no los reconoce. Es el caso de Anselmo Antonio Vilar, el responsable como farero de dar luz en los años 30 al Faro de Torre del Mar y que en las dos madrugadas del 6 y 7 de febrero de 1937 se armó de valor y decidió apagar la luz de su faro y evitar que las aviones italianas de reconocimiento y los cruceros que peinaron la costa, pudieran localizar y frenar a las miles de personas que por la antigua carretera de Málaga hacia Almería escapaban, en la conocida “desbandá’”, de las tropas franquistas.

El farero Antonio Anselmo Vilar, que lo apagó en 1937

Entendió Vilar que si el faro seguía dando luz y situación (tenía un alcance en esa época de 12 millas), favorecía la posición a la marina del bando nacional que enviadas por el General Queipo de Llano por medio de los cruceros Canarias y Almirante Cervera, intentaban frenar por toda la costa y a cualquier precio, la huida de personas (se cifra más de 120-000) que utilizaban como única vía de escape la citada vieja carretera.

Ciudadanos “peligrosos” huyendo de los fascistas
En esos momentos la zona de Torre del Mar vivía el pánico y la confusión, y ni tan siquiera la guardia municipal estuvo pendiente del faro ya que muchos de sus números habían huido o estaban en otros menesteres, fue sin duda el mejor momento para que nuestro héroe ciertamente olvidado decidiera no cumplir con el primer orden en su responsabilidad y dejar oscura” la zona de la vega en la que se encontraba entonces el faro, la zona denominada Acequia Bigotona y terrenos cercanos donde se ocultaron un gran número de personas ante las constantes pasadas de las aviones que encontraron eso si, situación con el otro faro que unos kilómetros más adelante seguía iluminando, el de Torróx.

Que diferencia existe con los sirios o de otras nacionalidades
Esa situación favoreció a los barcos nacionales para estrangular la carretera que todavía seguía uniendo a miles de personas entre Málaga y Almería. Primero se estrechó el cerco en Nerja y poco después se situarían con algo más de éxito frente a las playas de Almuñécar y Salobreña donde se hizo correr la posibilidad de que desembarcarían. Siempre se han preguntado muchos el por qué la zona cercana de Almayate, Torre del Mar. Caleta o la costera de Algarrobo fue la parte que “más suerte tuvo” o de menos acoso y ametrallamiento recibió por las aviones y el Corpo de Truppe Volontaire italiano, que por esas fechas ya estaban muy cercanas, algo más de diez kilómetros de Torre del Mar. La clave estuvo en esa zona negra que dejó en esos dos días de invierno el farero de Torre del Mar. Cuando las tropas llegaron y ubicaron pocos días después el cuartel provisional en Vélez-Málaga detuvieron a Anselmo Antonio Vilar que fue juzgado y condenado a muerte.

Una madre dando el pecho a su hijo en la carretera de la muerte

De su figura nada más se supo, sólo que tras la guerra aparecería sin mucha más información al respecto el nombre de su sucesor, el farero José Gámez, que ocuparía esa plaza en Torre del Mar La historia de este hijo de gallego continúa aún siendo poco conocida, “apagada’ como el faro que está situado y encerrado hoy entre varios edificios de la conocida Avenida Toré Toré y que estaba registrado con el número 386 del “Libro de Faros en el año 1930″

La columna de huidos,(Fotos de un canadiense que los ayudó)
Ahora dejan a los refugiados morir en campos miserables, o en la playas griegas. En el fascismo español, los ametrallaban o bombardeaban desde los barcos, asesinaban a peligrosas mujeres ancianos y niños, que eran los que huían de la muerte en sus ciudades. Los hombres o morían en el frente o los fusilaban para luego echarlos a cunetas. Por eso no hay que olvidar nunca ya que ahora repito, vuelven a enaltecer, con la aquiescencia del gobierno, a esa gente en la desvergüenza de cambiar, o querer cambiar, la historia y hacerla a su medida. Sus antepasados fueron unos asesinos y como tal hay que recordarlos, y no me valen posturas tipo E.T., el Golpe de Estado de la bota, el casino y la sotana, lo dieron los fascistas españoles ayudados, por la Iglesia católica, alemanes nazis e italianos fascistas, y el gobierno de la República se defendió. 
FARO DE TORRE DEL MAR

Número Nacional 21780

Latitud 36º 44,20N

Longitud 004º 05,70W

Datos Técnicos: Señal Luminosa

Nº Internacional E-0072

Tipo de Marca TORRE CILINDRICA BLANCA

Altura del Plano Focal (m) 30

Altura del Soporte (m) 28

Características de la Luz GpD(1+2)

Ritmo de la Luz L 1 oc 3 L 1 oc 1 L 1 oc 3

Periodo de la luz (s) 10.0

Color de la Luz BLANCO

Alcance Nominal Nocturno (MN) 13

Estado En Servicio

Fotos del autor, de los paneles informativos y de la red.
Bibliografía de los paneles informativos, Wikipedia y Artículo del autor citado

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.