SOBRE LA HUELGA DEL DÍA 8 Y EL PODER DE LAS MUJERES

No hay nada nuevo bajo el sol, ni hay nada comparable al poder de la mujer, si no porque entidades machistas como la Iglesia, el Ejército y otras de similar corte las marginan ¿Por qué no valen? En absoluto, porque les tiene  miedo. Digo nada nuevo, porque ya Aristófenes en el 411 a.n.e. (antes de nuestra Era), en su comedia Lisístrata refleja esa primera huelga de la mujer. Pero no fue de brazos caídos, sino de amor, que es mucho más duro. Fue una huelga sexual.
El pueblo estaba hasta la gorra de la guerra y las mujeres deciden hacer huelga para que las cosas vuelvan a su ser natural, pero huelga de genitales caídos. Dice Wikipedia: “La obra se apoya en antiguos rituales donde enfrentan coros de hombres y mujeres, en el mundo al revés (triunfo de las mujeres sobre los hombres) y el de la huelga sexual de las mujeres. Es ésta la estrategia que impone Lisístrata a las mujeres en la escena inicial. Se siguen una serie de agones de violencia entre los dos géneros (las primeras se han refugiado en la Acrópolis, que los hombres intentan en vano conquistar).

Los agones no deciden nada; las mujeres siguen en la Acrópolis, pero ni el Comisario ni el coro de hombres se dejan convencer por los argumentos pacifistas y feministas de la heroína, las mujeres intentan escaparse con diversos pretextos e irse con sus maridos. La estrategia de Lisístrata viene de fuera, los laconios no pueden resistir más tiempo la huelga sexual y van a negociar plenamente erectos. Lisístrata hace de mediadora entre ellos y los atenienses y la paz se consigue. El final celebra la felicidad alcanzada: hay una comida de reconciliación entre atenienses y laconios, se reconcilian también hombres y mujeres y todo concluye entre danzas y cantos.”

Hace casi dos mil quinientos años, se demostró aquello que “pueden más dos tetas que dos carretas”, y muchos sin querer darse cuenta. 
Feliz huelga de y por las mujeres, del 8 de marzo de 2018. 

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.